miércoles, 10 de septiembre de 2014

Memento mori

- La verdad, solo te quería ver a ti, nadie más.
- Dejé muchas cosas, projectos, estudios y más para viajar a despedirme. Estás pálido, pero tus pupilas son las mismas de cuando nos besamos.
- El mismo día que me cautivaste...
- No puedo despedirme, no sé. cómo despedirme, no sé dejarte ir
- Me queda tan poco de vida, solo necesitaba recordarte que sigas pensando que vivo, ahora dentro de ti, sabes que ahí siempre viviré. Moriré solo cuando me olvides.
- Morirás cuando yo lo esté también, mi mente siempre te recuerda cada vez que veo una golondrina en mi jardin.
- Aún me haces reir ¿Cómo te acuerdas de ese momento? Era solo una broma.
- Me acuerdo de todos nuestros momentos, siempre intenté hacer la misma broma a alguien, pero nunca respondieron lo que yo dije.
- Fuiste la única, también la única que me hacia reir con ganas hasta darme dolor de estomago.
- Siempre te dejaba con dolor, que pena que nadie mas te logro dar felicidad.
- No quise buscar más, contigo conseguí todo, eso es lo que te hace única, por ejemplo, tus abrazos, necesito uno antes de...
- ..Vivir en mí?

Nunca presencié un abrazo de tanta unión y perfección, sus cuerpos encajaban en armonía, sus corazones latían al mismo tiempo, el tiempo era infinito y el mismo silencio era música

- Me siento solo ahora...
- Tranquilo, siempre mis pensamientos te harán compañía.

El abrazo duró; cronológicamente, un minuto, mas aún dura en su cuerpo cada momento al dormir.

2 comentarios: